Por Alberto Soria ©

El cambiar de instrumento es un hecho que los músicos tienen que hacer varias veces durante su carrera. Las razones son muchas siendo las más comunes tener otras experiencias sonoras, mejorar la calidad del instrumento para a su vez mejorar su desempeño o como requisito para pertenecer a una orquesta reconocida. inversión

Así que si decides cambiar de instrumento toma en cuenta las siguientes recomendaciones esperando sean útiles para hacer tu búsqueda más fácil y fluida.

  • Prueba todos los instrumentos que puedas. Toca cada uno de ellos al menos por una semana en un ambiente que te sea familiar, como la habitación en donde estudias, el salón de clase, teatro o los espacios de ensayo. Pide a alguien que lo toque para que puedas escucharlo a distancia, compáralo con el que actualmente posees y con el de algún colega. Contrasta el timbre, la potencia o proyección con la comodidad y facilidad con la que se produce el sonido. Ten en mente la relación entre calidad y precio, de tal manera que puedas ubicar la calidad que puedes tener en relación con tu presupuesto.
  • Los instrumentos nuevos tienen un periodo de desarrollo, es decir, un tiempo durante el cual los materiales ceden a la tensión y comienza a “abrirse el sonido”. Por esto, tendrás que tocarlo durante bastante tiempo y darle la oportunidad para que “madure”.  En este periodo es muy importante la comunicación continua con el laudero para hacer los ajustes de sonido necesarios. Es importante que antes de comprar preguntes acerca de la garantía y servicio postventa.
  • Si compras un instrumento viejo revisa bien su estado: Examina si tiene reparaciones y la calidad de las mismas. Investiga qué intervenciones le han hecho, quién las hizo y hace cuánto tiempo si es posible. La apariencia y expectativas que nos provoca un instrumento viejo pueden influir en nuestras decisiones y llevarnos a un viaje de continuas reparaciones, restauraciones y cuidados especiales. Si te lo ofrece un particular, pídelo prestado para que consultes a un especialista para que te oriente. En este caso por lo general no tendrás ninguna garantía sobre el instrumento.
  • Es primordial que tomes en cuenta las condiciones de clima de la localidad en donde vives. Algunos ambientes pueden ser severos para el instrumento así como el tipo de trabajo que realizas. Considera si tu trabajo te exige viajar mucho, tocar al aire libre, etc., y si es así evita comprar un instrumento antiguo o restaurado.
  • No es prudente pedir a un tercero escoger un instrumento para ti. Lo óptimo es que pruebes varios y te tomes el tiempo necesario para decidir cuál te gusta y te acomoda más. Es un hecho que un instrumento puede sonar de determinada manera en manos de un músico y de una forma distinta en manos de otro.
  • No porque un instrumento sea comprado en el extranjero o tenga una etiqueta que diga Stradivarius quiere decir que sea de buena calidad. De hecho, es común que en México se ofrezcan a un precio elevado instrumentos que no pudieron venderse o que están en remate en otros países (sobre todo alemanes y checos de fábrica). Hay muchos casos de gente que se ha dado cuenta que pagó un precio muy alto por el instrumento que adquirió por no estar bien informada.
  • Aunque hay instrumentos de origen chino de calidad aceptable, y en ocasiones con un aspecto que nos impresiona, ten en cuenta que son de fabricación en serie, hechos con maderas de bosques orientales. Estas especies asiáticas no tienen la misma calidad acústica que las europeas. Además, el proceso de secado de la madera es acelerado por medios artificiales lo cual le da poca estabilidad al instrumento, haciéndolo vulnerable a fracturas, deformaciones e inestabilidad acústica.
  • Un buen instrumento es una excelente inversión: bien tocado y bien cuidado te permitirá conservar su valor comercial e incluso incrementarlo.

Todas estas recomendaciones son importantes al considerar la compra de un instrumento, aunque en la mayoría de los casos resulta difícil reunir satisfactoriamente las cualidades de timbre, proyección, aspecto y comodidad que deseas. Muchos lauderos pensamos que no hay violines perfectos, así que además de la información con la que ya cuentas, confía en tu sentido común y considera que el matrimonio músico-instrumento no necesariamente es para siempre.


2 commentarios

Guillermo A. Rodríguez · febrero 17, 2020 a las 08:01

Muchas gracias por la información, Es de gran ayuda, para conocer un poco más sobre esta actividad (Laudería mexiccana) y ustedes sus representantes.

Guillermo A. Rodríguez y Rodríguez · febrero 17, 2020 a las 08:01

Muchas gracias por la información, Es de gran ayuda, para conocer un poco más sobre esta actividad (Laudería mexiccana) y ustedes sus representantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *