Por Alberto Soria ©

Ya sea que eres un melómano aficionado y quieres aprender a tocar un instrumento de cuerda, que tu hijo o hija manifestó su interés por aprender música o piensas que es bueno enriquecer la cultura de tus hijos iniciándolos en el aprendizaje de un instrumento música, antes de salir corriendo a la tienda de música a comprar un violín, te recomiendo leer las siguientes líneas.

El objetivo de esta guía es ayudar a los interesados o bien a sus padres a encontrar un equilibrio entre calidad y precio, de tal manera de que con lo que hay en el mercado (y seguramente las tiendas no nos ofrecerán algo mejor por estar fuera del rango de precio competitivo) podemos adaptarnos y mejorar nuestro instrumento y así el desempeño en el comienzo del estudio de cualquier instrumento musical.

Ante todo hay que determinar dónde o quién le va a enseñar. Existen centros de iniciación musical, talleres para adultos, academias y maestros particulares.

Tamaño

Una vez que elegiste el programa o lugar, conoce al maestro y pídele que confirme el tamaño apropiado del instrumento. Los instrumentos de la familia del violín tienen un tamaño estándar para adultos que es el 4/4, o entero o simplemente violín o chelo. Las violas si varían en su tamaño y es necesario buscar un tamaño apropiada a la talla de quién desea tocar. Para niños de corta edad hay instrumentos igualmente pequeños de acuerdo a su talla (7/8, 3/4, 1/2, 1/4, 1/8). El número fraccional no representa una escala o proporción respecto al 4/4 en el sentido estricto. No hay una medida específica para una edad o talla determinada. Depende indiscutiblemente del criterio del maestro quién decidirá el tamaño apropiado. Consulta al maestro sobre marcas y modelos recomendables de acuerdo con su experiencia con otros alumnos y contrasta con los compañeros de clase. Los maestros pueden ayudar mucho en la elección de un instrumento. Y por supuesto los lauderos pueden darle una muy buena guía al respecto.

Dónde comprar…

Actualmente, la apertura de los mercados y la guerra comercial ha propiciado la oferta de muchas marcas de instrumentos sobre todo fabricados en China. Podemos encontrar muchos instrumentos en las tiendas con pocas variaciones en los precios y diferencias físicas que no alcanzamos a percibir. Si pedimos ayuda en el mostrador, los empleados que difícilmente conocen el producto, nos dirá cualquier cosa y no los culpo: el inventario de las tiendas es muy amplio y los salarios demasiado bajos como para contratar expertos…

No todo lo que está hecho en China es malo, de hecho podemos encontrar algunos buenos instrumentos para principiantes a bajo costo, el problema es que como son productos de consumo que nos ofrecen las tiendas de instrumentos musicales, en medio de competencia comercial,  en ocasiones es el consumidor el que no  sale muy beneficiado. Me he acercado a las tiendas a preguntar sobre los productos que ofrecen, veo instrumentos baratos que incluyen un arco y estuche, que han atravesado el océano, pagado impuestos, cubierto los costos derivados de una transacción comercial y además generar ganancias ¡y todo por menos de mil pesos! Ello me hace pensar en los costos de producción y la calidad de los instrumentos.  Y siempre encontrarás uno más barato… Pero la calidad es lo importante, no debemos acostumbrarnos a invertir poco en un instrumento barato solo porque dudamos si a nuestro hijo le va a gustar el violín y se dedicará un tiempo considerable a tocarlo.

Después de comprar

Tras adquirir el instrumento hay que llevarlo con el laudero para que lo ajuste. Los instrumentos son transportados, almacenados y vendidos desarmados y con un ajuste bastante rudo e industrial. Un ajuste fino hace gran diferencia. Algunos lauderos venden instrumentos de buena calidad para principiantes, generalmente son más caros que en las tiendas, pero toma en cuenta que ya fueron seleccionados, ajustados y mejorados. Otra cosa que puedes hacer para mejorar tu instrumento es cambiar el puente, el cordal y las cuerdas. Y también cambiar tu arco.

Cuando el instrumento ya no es suficiente….

Si fallas en tus lecciones, a veces no tienes la culpa a menos de que no cumplas con las indicaciones de tu maestro. Considera que un instrumento económico y mal ajustado tiene sus límites e impedirá tu avance. Invierte en uno nuevo tan pronto como sea posible. No te encariñes con un instrumento que no te permite desarrollar tus habilidades.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *